Opinión

Sucias tonalidades en el Alto Guadiana

Salvador Jiménez Ramírez | Martes, 23 de Noviembre del 2021
Fotos tomadas a partir del desagüe de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ossa de Montiel, con vertido en el río Alarconcillo, que desemboca en la Laguna La Sampedra. Fotos tomadas a partir del desagüe de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ossa de Montiel, con vertido en el río Alarconcillo, que desemboca en la Laguna La Sampedra.

ob.imagen.Descripcion

Fotos tomadas a partir del desagüe de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ossa de Montiel, con vertido en el río Alarconcillo, que desemboca en la Laguna La Sampedra.

ob.imagen.Descripcion

Foto tomada el día veinte de noviembre del año 2021. Paraje junto al canal de la Laguna del Rey. Parcela privada de la antigua central hidroeléctrica de San Alberto en Ruidera.

ob.imagen.Descripcion

Foto  del canal de la antigua central hidroeléctrica de San Alberto, junto a la Laguna del Rey. El sitio es una cloaca y un auténtico peligro para personas y animales.


Es frecuente que, quienes gobiernan los pueblos y el orbe en general, exhiban y discurseen mil fingidas excelencias, respecto de su buen hacer, ocultando el juego de sus intereses, ya sean partidistas, personales o distribución de influencias y poder… El engreimiento, el odio, la envidia—en no pocos casos complejos de inferioridad—, la prepotencia, la mala fe y el cinismo de políticos y “arrimados” que buscan palmas “plaza” y “plato”, creyéndose superiores y únicos, llenan los pueblos y el mundo de chanchullos, falsedades,  mentiras. Pocos políticos son, (también “escribidores” y “gacetilleros”) imparciales, desinteresados, libres y sinceros. Ahí están también los preservacionistas de itinerarios domingueros y pasajeros, con sus máscaras y apuntes burlescos…, para otorgarse honores y popularidad.

Hoy, al decir verdad—ratificado por experiencia—, sin manipulaciones, de manera objetiva y cabal, el escritor o informador corre el riesgo de resultar “manchado” con la nota de ser un desafecto de su pueblo y de su “Patria”. Ahí las dinámicas sociales del ocultamiento en general, para que encandile la bombilla y corra la pasta… El Padre Feijoo escribió: “… El caso es que no le hay (riesgo en decir verdad) para el público, lo hay para el escritor mismo. Apenas pueden hacer otra cosa los pobres historiadores que desfigurar las verdades, que no son ventajosas a sus compatriotas…”.


Cañada Real de los Serranos, en las inmediaciones del Parque Natural.