Tomelloso

Hilario Martínez «La base de una buena historia es contar lo que nadie haya contado»

La Voz entrevista al joven creador que ha sacado a la calle su última novela

Francisco Navarro y Carlos Moreno | Miércoles, 22 de Junio del 2022

“Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes” es el último libro de Hilario Martínez Correas. Insultantemente joven, tiene 16 años, Hilario atesora una impresionante experiencia artística, ha realizado seis cortometrajes, con los que ha obtenido varios galardones, y publicó en 2021 su primera novela, “Adiós”. Está embarcado en el rodaje de su primer largometraje, “Ginebra”. El pasado martes presentó su nueva obra en el instituto García Pavón donde cursa Bachillerato.

Es siempre un placer hablar con Hilario Martínez. Trasciende durante la conversación la sorprendente madurez de la que hace gala y la valentía con la que responde. Nuestro interlocutor piensa mucho lo que dice, no habla a humo de pajas, ni su charla es banal o pretenciosa. Sus respuestas son meditadas, pausadas y sinceras.

“Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes”, avisa la contraportada del libro, es un grito a la incomprensión, al dolor y a la indiferencia, “mejor dicho, al ser diferente, al salirse de los preestablecido”.

—¿Cuál es el argumento de su última novela?

—Trata de un niño, un pequeño cineasta, que relata su vida a través de sus reflexiones y su lucha constante contra la inspiración y contra los sucesos que le van ocurriendo día a día. En “Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes” hay seis historias superpuestas que son otras tantas luchas de gigantes de sus personajes. Son esas batallas el hilo conductor de libro.

 —¿Esa lucha de gigantes tiene que ver con la canción de Antonio Vega?

—La canción la conozco en la versión de Zahara y Santi Balmes. Son temas que, de repente, las descubres y se convierten en la banda sonora de tu día a día. Es cierto, las luchas de gigantes nacen de los versos de Antonio Vega que me inspiraron mucho.

—Llama poderosamente su trayectoria artística con tan solo 16 años, ¿qué explicación puede haber a esa precocidad creativa que está demostrado?

—Eso es algo que también yo me he planteado. Lo relaciono, al menos, al intento de hacerlo, pero también al talento. Hay quien con 12 años pinta o baila que es un gusto. ¿Por qué no puede haber gente que con 15 años tenga talento para escribir o para rodar dado que el cine y la escritura también son artes? Lo relaciono mucho con la facilidad de contar algo, de comunicar, sea de la manera que sea. Yo también he intentado cantar, bailar o dibujar, pero me encontrado con que no se me da mal escribir ni hacer audiovisuales tampoco. Me he dado cuenta que mi manera de expresarme es desde esas perspectivas.

—Su último vídeo “No hay más” fue finalista del certamen Clipmetrajes de Manos Unidas…

—Obtuve el primer premio de Castilla-La Mancha, pero en la fase nacional no hubo suerte. Pero me quedo con el mayor premio que le pueden dar a alguien que esta empezando que es que proyecten un cortometraje suyo en la Gran Vía.

—A través de la escritura y del cine se cuentan historias, ¿cuál es el secreto para contar una buena historia?

—Se cuenta, para mí, a partir de la creación de un nuevo lenguaje. Esto es, no imitar a nadie. Es algo muy difícil porque todos tenemos referencias y la posibilidad de ver aquellos que más nos gusta o a lo que nos queremos parecer. La base de una buena historia, creo yo, es contar lo que nadie haya contado. Y, sobre todo, contarlo de una manera que antes no se hubiera hecho, con un nuevo lenguaje.

—Y no se puede obviar la inspiración…

—La inspiración es un juego, es un látigo que viene y va condicionando a los creadores. Cuando estudio es cuando más me ataca, por ejemplo, si estoy con un episodio de la historia de España, me surgen infinidad de historias.

—Hay muchos jóvenes que por vergüenza no muestran su talento, ¿no es así?

—Lo dije en la presentación del libro. Conforme vamos cumpliendo años vamos perdiendo la vergüenza o el miedo al ridículo. Creo que los jóvenes, hoy en día, tenemos más vergüenza que miedo. Y más vergüenza que talento, que te condiciona. Ahora, el miedo nunca se va. Con esta segunda novela tengo más miedo que con la primera.

—Y ahora ha dado un gran salto con su nuevo proyecto…

— Estamos trabajando en un largometraje que se va a llamar “Ginebra”. Puedo contar poco de este proyecto, experimental al fin y al cabo. Nos vamos a embarcar en la producción de un largo sin miedo y tirándonos a la piscina, aunque este acostumbrado a hacer cortos. A ver que sale. Estamos metidos en los castings y hemos conocido a gente muy buena y maravillosa. La idea es empezar a rodar este verano.

—¿Le condiciona el coste económico tan importante de un largometraje a la hora de hacer lo que usted quiere?

—Si algo me ha enseñado el empezar a grabar cortos con un móvil es que el material es lo de menos. La falta de recursos te obliga a elaborar mejores proyectos buscando resaltar la idea y no la técnica. Siempre he suplido la escasez de recursos con mucho ingenio y, sobre todo, mucha originalidad. 

1416 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}