El Escribano palustre, ave de los humedales manchegos, en situación crítica

 El pequeño Escribano palustre, una ave ligada a algunos humedales de la Península Ibérica y, especialmente, de Castilla-La Mancha, atraviesa una delicada situación por el declive que presentan sus poblaciones.

La organización SEO/BirdLife ha alertado hoy sobre esta situación a raíz de haberse elaborado el último censo nacional, que determina que esta especie debe considerarse en la categoría de amenaza 'En peligro crítico' dado el declive de sus poblaciones y su desaparición de numerosos humedales.

Muy dependiente de los humedales donde habita, el Escribano palustre es un paseriforme que está desapareciendo poco a poco de su hábitat natural y, en opinión de los expertos ornitólogos, "no se está haciendo nada para evitar esta pérdida".

De aspecto pardo y poco llamativo, sus escasos 15 centímetros de longitud, ha indicado en un comunicado esta organización, "quedan eclipsados por las grandes rapaces o por los acrobáticos vuelos de los halcones y vencejos, especies mucho más atractivas y enigmáticas".

Ha añadido que "frecuente hace una década en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y habitual también de los humedales del delta de Ebro, de las islas Baleares o de otros de Castilla-La Mancha, su presencia se ha reducido considerablemente en todos ellos".

Juan Carlos del Moral, coordinador de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife, ha asegurado que es probablemente "el ave más amenazada de las que se reproducen en la península Ibérica", donde se hallan tres subespecies: el norteño, únicamente durante la migración y en época invernal; el iberoccidental, un endemismo de nuestro país, y el iberoriental, que se encuentra también en el norte de áfrica y en el sur de Francia.

En tan solo una década, las ya muy escasas poblaciones españolas de Escribano palustre se han reducido en más de un 50 % en el caso del iberoriental (11-12 parejas censadas en 2015) y en más del 80 % en el del iberoccidental (122-136 parejas en 2015).

"La población actual quedaría establecida en 133-148 parejas entre las dos subespecies frente a las 319-431 detectadas en 2005 cuando se realizó el primer censo de Escribano palustre en España", ha detallado Del Moral, quien ha creído "urgente tomar medidas de conservación para la recuperación de la especie" a la vista de los datos del último censo.

A juicio de Del Moral, el pequeño tamaño de su población, el severo declive observado y su fragmentada distribución hacen que "en su conjunto se incremente el riesgo de extinción a corto plazo".

Por eso, SEO/BirdLife ha opinado que "simultáneamente" son necesarios estudios sobre sus parámetros demográficos, estudios y medidas para mejorar la conectividad entre subpoblaciones de cada subespecie y establecer un plan efectivo de recuperación.

2018-07-11T00:00:00

La Voz de Tomelloso