La cooperativa Santiago Apóstol destinará parte de su producción a Eroski

La producción podría ser algo menor que la del año pasado y se estiman unos buenos parámetros de calidad

José Ángel Serrano presidente de la cooperativa hortofrutícola “Santiago Apóstol” ha analizado la campaña de melón que está a punto de comenzar. Con él hemos hablado de fechas de inicio, de estimaciones de producción, de calidad y de alguna novedad importante que nos ha anunciado. Nos recibe, como siempre, con franca amabilidad, en su despacho en tonos verdes de la cooperativa.  

“La campaña parecía que iba a ser más preocupante por el tema del agua, -señala-, pero las lluvias caídas en los meses de abril y mayo dieron un vuelco a la situación y ahora las perspectivas son otras. La superficie sembrada será de un 2 por ciento menos en melón y un 10 por ciento menos en sandía y se prevé una producción algo menor porque el verano está siendo menos agresivo, refresca mucho por la noche y se lleva un retraso de unos quince días”. Con estas condiciones, Serrano explica que “los cuajos de las matas están siendo menores que el año pasado”.

Serrano estima que la producción de la cooperativa puede estar en torno a los 18 millones de kilos de melón y entre 3 y 4 millones de kilos de sandía. “Parte de esta producción irá para Eroski con el que hemos alcanzado un acuerdo. Promocionaremos su marca propia con nuestro melón Tomil. Hemos acabado la campaña de Almería y ahora vamos a empezar Castilla-La Mancha”.

Acerca de los parámetros de calidad, el presidente de la cooperativa Santiago Apóstol,  -asegura que con temperaturas menos altas, “la planta se regula mejor, el producto va menos acelerado y eso desemboca en una calidad mejor”.  Además de melón, en Santiago Apóstol se comercializan sandías, tomates, calabaza y cebolla. Serrano destaca la creciente pujanza del melón ecológico, “que está tomando una cuota de mercado relevante, aunque quizá pervive una cultura en la que seguimos mirando más el precio que otros parámetros como la calidad de la fruta. En otros países ocurre lo contrario, no les importa pagar un euro más si saben que van a encontrar mayor calidad”.

La cooperativa mantiene sus mercados que ha consolidado en distintos países europeos como Francia, Inglaterra y algunos más de la Europa del este e intenta introducirse desde el año pasado en Hong Kong y Singapur, a donde llegaron unos 400.000 kilos. El consumo allí es muy interesante, aunque nos topamos con el inconveniente del tiempo de llegada, puesto que el producto va en contenedores en barcos y puede tardar una media de 25 y 30 días”.

En un sector que suele moverse con mucha incertidumbre en cuanto a precios, Serrano tiene claro que la evolución de esta campaña “va a depender en gran medida del tiempo que haga en Europa, si ese excedente que tenemos a nivel nacional sale fuera,  la campaña puede ir bien, en caso contrario, la campaña puede ir mal”. Pero al mismo tiempo, Serrano confía en el escalonamiento de las producciones para que el desarrollo de la campaña favorezca los intereses de los productores. “Vamos a empezar a finales de julio o en la primera semana de agosto. Como la campaña de Murcia ya ha concluido podemos empezar con unos precios aceptables, al contrario que el año pasado que comenzamos con precios muy bajos. Ese escalón que hay entre Murcia y nosotros nos puede venir bastante bien. La campaña se va a prolongar hasta el mes de octubre por este cambio de clima al que estamos asistiendo”.

Con 610 socios, la cooperativa protagoniza un relevo generacional, “hay gente mayor que se ha dado de baja, pero se compensa con la entrada de gente más joven. Es cierto que deberíamos ser más, pero en nuestra zona la producción de hortícolas concentrada en cooperativas, agrupaciones o SAT es de un 60 por ciento, frente a un 40 por ciento que va por libre”.


2018-07-13T00:00:00

La Voz de Tomelloso