“La llegada de la electrónica a los vehículos ha sido toda una revolución”

Talleres Domingo se acerca a su cincuentenario gracias a su profesionalidad y buen servicio

Talleres Domingo constituye un buen ejemplo de empresa familiar que se ha ganado un merecido prestigio por su buen servicio a los clientes. Años atrás, el fundador Domingo Romero, cedió el testigo a los hijos, Jorge, Domingo y Cati, que defienden ahora el negocio en circunstancias diferentes, pero con los mismos valores de seriedad, sacrificio y trabajo bien hecho que les inculcara su padre. El fundador, que inició su andadura en un taller de la calle El Codo, se mantiene como administrador de la sociedad que se constituyó en mayo del año 2000.

Tras muchos años en la calle Pavía, la empresa se trasladó al Parque Empresarial Los Portales, donde están casi en solitario, esperando empresas vecinas que den vida a esta magnífica infraestructura. Es Jorge Romero quien amablemente ha respondido a las preguntas de esta entrevista.

-¿Qué servicios presta actualmente Talleres Domingo?

-Somos servicio técnico, un taller autorizado de reparación, no vendemos vehículos. Lo que si hacemos es facilitar ventas a nuestro concesionario de Ciudad Real, haciendo de intermediarios entre el comprador y el comercial, algo que nos que interesa porque esos vehículos que se adquieren a la larga pueden pasar por nuestro taller. Reparamos vehículos de todas las marcas, aproximadamente el sesenta por ciento son de nuestra marca.

-¿Cómo ha sobrellevado la empresa los duros años de la crisis?

-La hemos acusado bastante. Del 2008 al 2012 llegamos a bajar hasta un 50 por ciento de volumen  de trabajo. Este año parecía que recuperábamos, pero desde el mes de abril se ha experimentado otra caída que nos ha hecho daño. Hay situaciones como las de Cataluña que afectan mucho más de lo que parece.  También influye el hecho que los vehículos de ahora son mucho más fiables y las averías son menos frecuentes.

-Los clientes son el mayor activo de una empresa, ¿han logrado fidelizar clientela en esta larga trayectoria de la Talleres Domingo?

-En los casi cincuenta años que llevamos hemos logrado fidelizar clientes, si bien en un periodo tan largo también se pierden clientes por el camino y luego se ganan otros nuevos. Es la ley de la oferta y la demanda pura y dura. Al que hoy le pareces bueno, al cabo de un tiempo no lo ve de esta manera.

-El fundador de la empresa ya no está  activo, pero sigue colaborando en algunas tareas, ¿no es así?

-Se jubiló con 64 años y nos dijo que se quitaba el mono y confiaba en que no tuviera que volver a ponérselo. Además coincidió cuando entraba con fuerza la electrónica. En cuestiones de mecánica participa menos por los cambios experimentados que él ya no controla. Pero sí le consultamos a la hora de tomar decisiones importantes porque su experiencia y trayectoria suponen un importante aval para nosotros.

-¿Cuáles son las claves para hacerse un hueco entre la inevitable competencia?

-A la competencia se hace frente intentando dar un buen servicio. Hay que estar pendiente del cliente en todo momento. Puedes hacer muchas buenas, pero si  fallas una vez te crucifican y si fallas dos ya no tienes nada que hacer. 

-¿Cuántos trabajadores tiene actualmente Talleres Domingo?

-En estos momentos somos doce.

-¿Es muy dificultoso adaptarse a los cambios tecnológicos que se van produciendo?

-Es un proceso complejo, porque aunque la base de la mecánica sigue siendo la misma, se ha introducido la electrónica en los vehículos y eso ha supuesto toda una revolución. Los vehículos se guían por los ordenadores, todo tiene que estar programado.  Ahora se cambian más piezas que se repara, entre otras cosas, porque los camiones no pueden estar tanto tiempo parados. En cualquier caso, en nuestro taller si seguimos reparando.

-¿Cómo llevan esa soledad de sus instalaciones en el Parque Empresarial de Los Portales?

-No hemos tenido ningún problema en cuanto a la seguridad, de hecho no hemos sufrido ningún robo en los siete años que llevamos aquí. Quizá nos haya beneficio estar en un punto céntrico del polígono, o el hecho de que la entrada principal de la carretera de Villarrobledo, aún no se ha abierto porque no está terminada. Evidentemente, nosotros deseamos que nos acompañen más empresas porque eso da vida al parque y nos ofrece oportunidades de negocio. Además, de la nuestra ya hay dos empresas más. Esperemos que poco a poco este polígono vaya generando mayor actividad.

-¿Piensan acometer algún nuevo proyecto en la empresa?

-Tras la importante inversión que realizamos en las nuevas instalaciones no tenemos pensado, al menos a corto o medio plazo, emprender un nuevo proyecto. No están las circunstancias para más inversiones. Ya estamos en la mitad de la amortización de las nuevas instalaciones y no es poco que los clientes sigan confiando en nuestro trabajo para mantenernos. El cambio de ubicación de la empresa apenas nos ha afectado, pues los clientes nos han seguido buscando en un taller que es mucho más cómodo y funcional.


2018-06-12T00:00:00

La Voz de Tomelloso