100Pavón

Plinio y Don Lotario, ya “viven” en Tomelloso gracias a los bronces realizados por el escultor Carlos Guerra

Joaquín Muñoz Coronel / Lanza | Martes, 29 de Octubre del 2019
Carlos Guerra y Ramón Serrano Carlos Guerra y Ramón Serrano

Con este reportaje queremos homenajear a Francisco García Pavón, nacido el 24 de septiembre de 1919 en Tomelloso, y fallecido el 18 de marzo de 1989 con 69 años en Madrid, habiéndose cumplido ahora, por tanto, el I Centenario de su nacimiento. Y queremos ensalzar la figura de García Pavón, a través de sus personajes Plinio y Don Lotario que tanta fama dieron a su autor, incluso a través de la televisión.

Nuestro escritor tomellosero se doctoró en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid, con una tesis sobre Leopoldo Alas Clarín como narrador. Poco después, mientras hacía las prácticas de la milicia universitaria en Oviedo, escribió su primera novela, Cerca de Oviedo, que quedó finalista del Premio Nadal en 1945, en su segunda edición.

Profesor en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, cultivó la novela, el ensayo y la crítica teatral, aunque destacó especialmente por sus relatos, en los que era un maestro, que es preciso situar junto a otro gran modelo del género en su época, Ignacio Aldecoa. Sus trabajos están narrados en un cuidado estilo de raigambre cervantina, y muy atentos al detalle costumbrista local. Con ellos obtuvo García Pavón numerosos premios literarios.

FRANCISCO GARCÍA PAVÓN

Pero por lo que mayores aplausos cosechó García Pavón, fue por la creación de un peculiar detective literario en la figura del Jefe de la Policía Local de Tomelloso, conocido por Plinio. Con la eficaz ayuda de su particular Watson, Don Lotario, veterinario del pueblo, resuelve eficazmente todo tipo de casos que se presentan en la localidad manchega y alrededores, desde asesinatos a robos de jamones. Enfoca el género conocido como novela policíaca como una mezcla de lo estrictamente policíaco, con elementos costumbristas y crítica social, hasta donde era posible en la época. Lo que le ha colocado en un espacio singular en la historia de la novela negra española.

Dentro de la serie de Plinio destacan: Relatos de Plinio; Vendimiario de Plinio; Las Hermanas Coloradas (1969), Premio Nadal, novela que versa sobre la ocultación de un perseguido político tras la Guerra Civil española en la España de posguerra; El rapto de las Sabinas, novela que obtuvo el Premio Nacional de la Crítica igualmente en 1969; Voces de Ruidera; El reinado de Witiza… Este personaje llegó a ser muy popular tras emitirse una serie de televisión con sus andanzas, protagonizada por el actor Antonio Casal.

Escribió muchas otras obras fuera del género policiaco, sobre las que no vamos a extendernos. Perteneció al Instituto de Estudios Manchegos, y el edificio de la Facultad de Letras de Ciudad Real (UCLM) fue bautizado como Francisco García Pavón, al igual que un Instituto de Educación Secundaria de Tomelloso. Para terminar, diremos que el Ayuntamiento de Tomelloso concede anualmente el “Premio de Narrativa Francisco García Pavón”, y nuestro escritor ha prolongado la saga con su hija Sonia García Soubriet, también escritora.

SUS PERSONAJES

Manuel González, conocido como Plinio,  es un personaje literario creado por el escritor tomellosero Francisco García Pavón. En la ficción es jefe de la Policía Municipal de Tomelloso (C. Real), y protagonista de varias novelas y numerosos relatos cortos, que fue llevado a  televisión en 1972. Para la resolución de los misterios, se hace acompañar y aconsejar del veterinario Don Lotario. Los dos forman una pareja bien típica y singular.

Plinio es considerado el pionero de la novela policíaca española, muy alejado de los estereotipos anglosajones. Pero es un personaje humano, complejo, que siembra el camino para posteriores investigadores compatriotas: el Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán o el sargento Bevilacqua de Lorenzo Silva. Precisamente recientemente hemos visto en TV una serie del comisario italiano Montalbano, obra del escritor italiano Andrea Camilleri, quien ha confesado que bautizó a su personaje como Montalbano, en homenaje a su admirado Vázquez Montalbán.

El método de trabajo de Plinio está basado en la observación y en el “pálpito”, una especie de intuición, y en su sabiduría sobre el ser humano en general, y de los convecinos en particular. Con estas herramientas resuelve los grandes y pequeños crímenes de la comarca de Tomelloso.

Lo cierto es que son muchas las similitudes entre Plinio y el comisario francés Maigret. En ambos casos estamos ante un tipo de policía heterodoxo, y desde luego más cercano a las personas. Como a Georges Simenon, también a García Pavón se le ha acusado de representar poco con sus novelas el género policiaco.

CARLOS GUERRA, ESCULTOR

Vayamos ahora a la obra presente en la Plaza de España de Tomelloso. Según el escultor “Esta obra es un proyecto madurado durante más de cuatro años, y ampliamente documentado no sólo en el estudio psicológico de los personajes, sino en todos los detalles de su vestimenta y en la teatralización de la escena, con el fin de lograr una mayor caracterización”.

La representación está basada en la escena del banco en la antigua estación de Renfe de Tomelloso de “El Carcho de Sangre”. Aparece Plinio sujetando su sempiterno cigarrillo, a punto de caérsele la ceniza, y se encuentra exponiendo sus deducciones en animada conversación con Don Lotario que, sentado, lo contempla atento mientras desmenuza en sus manos el tabaco de liar.

De estilo figurativo, los personajes forman un grupo escultórico de tamaño natural, fundido en bronce a la técnica de “la cera perdida” y patinado al fuego. “Se asienta sólidamente en plena plaza, frente al Casino de San Fernando, auténtica base operativa de sus peripecias. Situada la escena a pie de calle, está dispuesta de tal forma que invita al espectador a participar en el diálogo que mantienen los personajes, interactuando de esta forma con la obra, e integrándose plenamente en la escena”, afirma el artista.

Carlos Guerra es un escultor nacido en Almodóvar del Campo, que conoce y quiere profundamente a su tierra. En su amplia trayectoria escultórica, nunca abandonó sus esencias, teniendo en la provincia una buena representación de su quehacer artístico. Así en Ciudad Real (Isabel de Castilla y Hernán Pérez del Pulgar) como en Malagón (Santa Teresa sentada en la piedra, los Relieves de la Procesión de Ramos y la Concordia y la Puerta del Encuentro), y en su Almodóvar (Escudo heráldico de la Ciudad). También en en el mismo Tomelloso, donde el autor se mostraba “muy satisfecho por haber podido crear -junto con el celebérrimo Lorencete– este grupo escultórico de Plinio y Don Lotario auténticos iconos de la ciudad de Tomelloso”.

Asegura Carlos Guerra que “la provincia tiene mucha carencia de este tipo de escultura pública, que es la mejor forma de visualizar la historia, las tradiciones y, en definitiva, nuestra propia cultura… creando referentes iconográficos en nuestros pueblos, para disfrute de propios y extraños, siendo el reclamo perfecto para el turismo interior”.

El trabajo está elaborado en bronce, el material eterno, ya que cuanto más tiempo esté expuesto en la calle, más se embellece y, además, presenta la virtud de no necesitar mantenimiento. He ahí la escultura ecuestre de Felipe III que preside la Plaza Mayor de Madrid, (realizada por Giambologna y fundida por su discípulo Pietro Tacca en el año 1616). “En sus más de cuatrocientos años de antigüedad, ha visto muchas remodelaciones de la Plaza Mayor, siendo la propia escultura lo único que sigue perenne, inalterado e inalterable”.

BREVE ANECDOTARIO

Tras la visita a la escena monumental de la pareja creada por García Pavón, preguntamos al escultor Carlos Guerra sobre la diferencia entre representar un personaje real como Santa Teresa, y algo inventado como Plinio y Don Lotario “A la hora de representar algo real o ficticio, lo primero que debemos encontrar son los retratos o fotografías de los personajes, en el primero de los casos. En el segundo, habrá que guiarse de los retratos ofrecidos por sus autores, no siempre gráficos, pero sí con expresiones y narraciones definidoras de su carácter, personalidad, y de su modus vivendi”.

Continúa Carlos Guerra afirmando “El personaje histórico es la mitificación que se hace de la vida de una persona. Así, de personajes literarios he realizado el Lazarillo de Tormes, y estos de ahora, Plinio y Don Lotario… Pero es que García Pavón describe con tanta precisión sus personajes, en sus gestos, sus conversaciones, su modo de actuar, su personalidad, que es como si estuvieran vivos…”.

Para el escultor, “la obra ha tenido una aceptación tan grande, que está a punto de convertirse en un icono de la ciudad, en una de las señas representativas de Tomelloso, y es una obra que aparte del éxito popular, permite interactuar y fotografiarse con ella… La valoración que se hace de ella es muy positiva, ya que tiene un sinfín de detalles… desde los gestos de los personajes, a la opción de situar al espectador en medio de la conversación que mantienen Plinio y Don Lotario… Uno está de pie, otro sentado… los detalles de vestuario, guerrera y pantalón son anchos… Plinio tiene el cigarro a punto de caerle la ceniza, que tenía que sacudirse continuamente la guerrera… Don Lotario está liando un cigarrillo… La gente valora todos esos detalles, porque se trata de una obra muy pensada, muy estudiada, no un mero producto del azar. Entre Plinio y Don Lotario se crea un espacio, que  permite a los transeúntes interactuar y hacerse fotos.

Hablamos igualmente con otro admirador de las figuras que encontramos junto a ellas, don Ramón Serrano: “Me ha gustado mucho como ha reflejado el autor a los personajes… la ropa es muy atinada, de la elegancia de Don Lotario al algo más estrafalario Plinio, con la guerrera amplia, holguera, al uso de esa época… un detalle curiosísimo, el papel de fumar de Don Lotario, y la ceniza a punto de caer de Plinio”.

“Sobre García Pavón diré que fue un profesor sensacional, enseñando muchísimo tanto de su asignatura como del mundo entero. Cuando salías de su clase, siempre habías aprendido muchísimas cosas. Él dio clases en el Colegio Santo Tomás de Aquino”.

ADMIRADOR Y ALUMNO

Ramón Serrano García, de 81 años, ha gestionado en su etapa laboral una Asesoría Jurídica. “Yo fui alumno suyo desde que vino de Oviedo, hasta que se marchó a Madrid… Luego, cuando se jubiló, intimamos mucho, paseábamos juntos y le tuve mucho aprecio a Don Francisco, como yo siempre le llamaba”.

“Don Francisco era muy dado a la gente del pueblo, pero yo, por la relación de alumno, sentía una atracción especial por las cosas que contaba. Cuando yo iba por Madrid, iba a buscarlo al Café Gijón, y a su casa particular. Teníamos mucha amistad, siempre enmarcada en el respeto que yo le tenía como profesor… Él fue crítico teatral, y tan sólo tuvo algunas diferencias con el director del periódico El Pueblo, Emilio Romero, y con algún otro escritor contemporáneo, aunque Don Francisco solía siempre llevar la razón”.

Concluye don Ramón Serrano: “Era un costumbrista local, y puede que a algunas personas no les gustase, pero no estoy muy de acuerdo con la idea que se granjeó alguna enemistad política… Lo cierto es que, siendo liberal, defendía a “El Obrero”, de ideología republicana, que también cuenta con un monumento en Tomelloso”.

Mientras realizábamos esta entrevista el pasado mes de septiembre, junto a don Ramón Serrano nos pareció interesante reflejar a una familia (tres generaciones, madre, hija y nieto) junto a las figuras de Plinio y Don Lotario. Pedimos autorización a la madre (doña Gema Martínez Sarrión), y se nos concedió permiso para realizar la foto. Sin embargo, antes de la salida de este reportaje se ha dirigido al autor, para pedir que no se publique. Petición que, naturalmente, cumplimos. Pero una cosa es segura: ni el hecho de publicar la foto habría cambiado sus vidas, ni tampoco su ausencia restará rigor y veracidad a este reportaje.


1935 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}