Feria 2019

Pregón de la Feria y Fiestas 2021 de Tomelloso de María Morales Martínez

María Morales Martínez | Sábado, 28 de Agosto del 2021

Muchas gracias a todas las personas que habéis hecho un hueco para estar hoy aquí acompañándome, reciben un cordial saludo

Agradecer también, a nuestra alcaldesa, Inmaculada, y a su equipo de gobierno el darme la oportunidad de vivir algo mágico.

He de confesar, que he recibido muchas noticias en mi vida, y hasta la fecha reconozco que ninguna me ha provocado la sensación que estoy viviendo.

La noticia fue, nada más y nada menos, que la proclamación de pregonera de la feria de mi Tomelloso del alma, mi pueblo, mi refugio, mis raíces.

Sin lugar a dudas, la feria de este año es especial, desde el 2019 no hemos podido celebrar nuestra gran semana; los acontecimientos que hemos vivido debido a la pandemia nos han afectado a todos.

Por un tiempo, hemos perdido la alegría, los sueños y la normalidad.

Me gustaría, desde el corazón y el respeto, a través de este pregón, rendir homenaje a todas las personas que hoy no nos acompañan.

Hoy, en este día me faltan mis dos abuelas y Carmencita, que sé que desde el cielo se han puesto sus mejores galas para verme.

No puedo ni imaginarme lo orgullosas que tienen que estar de mí.

Quiero hacer una mención especial a todos lo equipos y el personal sanitario que trabaja día a día sin descanso para que este virus nos mantenga a salvo. Muchas gracias. Gracias infinitas por vuestro esfuerzo.

Dicho esto, le dedico este pregón al personal sanitario, a todos los equipos, y a todos los tomelloseros y tomelloseras que hoy no nos acompañan pero que estarán para siempre en nuestros corazones.

Cuando me propusieron ser pregonera dije que sí, sin pensármelo dos veces, muy efusiva, como soy yo… pero luego dije… ¡en menudos berenjenales te metes!

Para empezar, pienso: ¿me lo merezco? ¿hubiera sido mejor otra persona? ¿quizá sí...? ¿quizá no…? ¿lo haré bien? … los miedos que nos recorren siempre cuando existe algo importante en nuestra vida, ¿verdad?

Pero lo he pensado bien y no se trata de ser protagonista individual, si no de encontrar al verdadero protagonista de toda esta historia y ese es sin duda, el espíritu de lucha y superación de todos aquellos y aquellas que han engrandecido la figura de nuestro pueblo, hoy convertido con todo merecimiento en una gran ciudad.

Y ahora, me gustaría hablar de porque creo que me encuentro aquí.

Sé que estoy aquí porque he participado en Masterchef, en un programa de TVE con mucha audiencia y repercusión, porque he dejado de ser anónima, … en definitiva, muchas cosas que la gente podría pensar sobre mí. 

Pero en el fondo, sé que Tomelloso quiere que hoy esté aquí para poder contaros una historia de cómo una soñadora, con alma de niña, llamada María Morales, ha luchado mucho tiempo en su vida para poder demostrar que cuando queremos algo, se puede conseguir.

Que todos tenemos dentro ese niño interior, que nos hace creer que todo es posible, que nuestros sueños, por muy locos que sean, también son válidos.

Pero…. ¿Quién soy? ¿Quién es María la de la televisión? Soy María Morales Martínez, hija de Tomelloso. De Antonio y María Pilar, nieta de Carmen y Antonio y de Pilar y Rafael. Esa soy yo, y luego, mucho más tarde, vinieron mis experiencias profesionales, académicas y televisivas, pero eso NO determina la valía de una persona ni tampoco su esencia.

Lo que hace que sea como soy y que hoy esté aquí son mis raíces manchegas, hablo de raíces manchegas porque TODA mi familia es de Tomelloso… así que yo…. ¡Soy TOMELLOSERA por los 4 costaos! Y que orgullosa estoy de eso.

Es por eso mismo, por el cariño y respeto que le tengo a Tomelloso una de las razones por las que estoy aquí.

No es tarea fácil para mi elaborar un pregón y muchos menos teniendo en cuenta los tomelloseros/tomelloseras que me preceden, pero lo hago encantada, con muchísima ilusión.

Me siento cómoda y segura rodeada de mi pueblo.

Esta pregonera, hoy viene cargada de afecto y cariño porque creo que es el motor que ha movido siempre a Tomelloso. 

Al pronunciar el nombre de Tomelloso, mi mente va viajando en el tiempo como si de un cuento se tratara, de los que vosotros y vosotras formáis parte de la historia de mi vida.

Mi infancia, ha sido de lo más normal del mundo, pero la he podido compartir con lo más importante que tenemos en la vida: la familia. Me considero afortunada porque he podido conocer a 3 de mis 4 abuelos y a 3 de mis bisabuelos.

Mi colegio fue el Miguel de Cervantes.

Rodeada de mi hermana Ana y mis primos Alberto y Sara, digo primos, por no decir hermanos, viví las mejores aventuras en la calle Doña Crisanta, con la abuelita Pili, que cada media hora nos sentaba a merendar porque ¡cómo iban sus chicos a pasar hambre! Las galletas de la Esperanza formaron parte de mi infancia.

Tras unas largas jornadas de trabajo, aparecía el abuelito Rafael, conocido como ‘’ El Chino’’ para disfrutar de sus nietos. El lujo de poder disfrutar de unos abuelos no se puede explicar.

Con mi bisabuela Pilar, tuvimos una relación especial, era una niña, pero cuando me sentaba a su lado y me contaba historias, a través de su mirada con ojos azules veía el coraje y la fuerza de una mujer que nunca se rinde.

Nos enseñaba sus fotos de cuando era joven, nos contaba su infancia en las bodegas de su padre José María Olmedo y cómo fue tener la zapatería Castellano aquí en la misma plaza.

En la calle Concordia la abuelita Carmen recibía con auténtica pasión a sus dos nietas, me volvían loca sus Catas de Aceite con pan de pueblo.

¡Menos mal que existe la memoria como rescate del tiempo pasado! Y es que cuando dicen, que los abuelos son magos con capacidad de crear recuerdos inolvidables para sus nietos no se equivocan.

‘’El Chino’’ como todos lo conocéis, mi abuelita Pili, mi abuelita Carmen y mis bisabuelos hicieron de mi infancia un auténtico cuento feliz. 

Recuerdo también, con especial cariño las navidades en la calle Ismael de Tomelloso, tener una familia tan grande es todo un lujo porque organizábamos las mejores navidades que he tenido en mi vida.

Bajo la atenta mirada de unos bisabuelos, que formaron el árbol de la vida, ellos las raíces y nosotros las ramas que van abriéndose camino y uniéndose a pesar de las dificultades.

Allí lo de menos era qué se cenaba, lo mejor era la preparación de esa cena en esa cocina, la música de después y esos bailes infinitos. Supongo, que como en todas las casas, al día siguiente seguíamos preparando comida, jugábamos al bingo y degustábamos los turrones y dulces navideños de la Elodia.

Mi adolescencia estuvo ligada al Instituto Eladio Cabañero y Alto Guadiana, a los veranos en el Poli y a la vuelta, por la noche, en las escaleras de enfrente de la Elodia de la Calle la Feria nos reuníamos todos los de mi generación. Me encanta, porque cada generación tiene su sitio de encuentro.

Con 17 años me fui a Madrid, a buscar mi vida, mis sueños, sin saber ni cuáles eran, pero yo tenía los míos. A encontrarme, a mí misma, lejos de las comodidades que nos ofrece Tomelloso, de las comodidades que nos ofrece un hogar; no fue fácil, pero acabé siendo graduada en Turismo por la UAM y Profesora de FP en Grados superiores de Hostelería y Turismo. Trabajé durante muchos años en un hotel que me hizo aprender en el sector, pero también aprendí de muchas otras cosas de la vida… trabajar de cara al público no es fácil y menos cuando llegas a empatizar tanto con la gente.

Fue durante esos años cuando empecé a crecer como persona, tras muchas caídas, tras mucho esfuerzo, tras muchas decepciones… siempre buscaba salir adelante y dar lo mejor de mi en cada experiencia. 

Nunca dejé de venir a Tomelloso, desde siempre me han conocido como María de Tomelloso, en los trabajos, en la universidad…. ‘’Tomelloso’’ era mi apellido. Vendiendo con orgullo ‘’ lo nuestro ‘’, cuando me traía a mis amigas a la romería, a la feria… entendían por qué quería tanto a mi pueblo. Y es que Tomelloso es mucho más de lo que dicen.

Empecé sola a cocinar y a darme cuenta que lo que empezó siendo una supervivencia acabó siendo una pasión. Y es que con las dos abuelas que he tenido es imposible no respetar, querer y amar la cocina como lo hago, de ellas, nace mi pasión por el mundo de la cocina…

Pero… ¿Cómo me iba a dedicar a mi pasión? ¿Quizás mi sueño era el mundo de la cocina? Ya empecé la carrera queriendo montar mi propio negocio relacionado con el mundo de la gastronomía, pero bueno siempre terminas pensando…. María, déjate de líos… que estás siempre inventando, tu estudia tus oposiciones que es lo que tienes que hacer. Pues cuando ya estaba inmersa en ese mundo….

De repente, aparece en mi vida algo que me pone la vida patas arriba y no solo mi vida sino la de muchas personas.

Y es que…. Tomelloso ha estado durante 13 semanas en boca de muchas personas, en muchas ciudades, hasta en diferentes países la gente sabe dónde está Tomelloso porque una tal María ha ido proclamando con orgullo y sin pudor que es de Tomelloso…. Y es que la gente ya sabe que nosotros tenemos nuestro propio estilo….

¡¡¡ EL TOMELLOSO STYLE!!!

El Tomelloso Style, que ha ido calando semana tras semana en muchos hogares, en muchas personas… Tomelloso es una marca que llevamos grabada en el corazón. 

Tomelloso ya es conocido y yo me siento ganadora por ser de Tomelloso. Nunca me avergoncé y llevé nuestra gastronomía, nuestros dichos, nuestro diccionario tomellosero, nuestra garra, nuestro humor, nuestra valentía… a Masterchef.

El nombre de Tomelloso ha sido escuchado en muchos países.

Y es que, en algunos momentos de la noche de los martes, el programa era visto por casi 5 millones de espectadores.

Podía haber elegido muchas elaboraciones, pero lo tuve claro, tenía que resaltar la gastronomía de mi tierra y llevé a través de mis galianos a Tomelloso, con pase directo a Masterchef.

Lo siento, para mí era algo especial… ese día sin que vosotros lo supierais os llevé conmigo, detrás de ese plato hay pueblo, gastronomía, expresiones, costumbres… y sobre todo MUCHO MUCHO ORGULLO.

Y es que nadie me va a entender tanto como vosotros cuando digo que estar hoy aquí, rodeada de buena gente es una experiencia…. CICATA.

El programa se grabó y yo defendí a mi pueblo, con el amor que se merece, sin que nadie supiera que yo estaba grabando, sin saber que iba a tener tal repercusión… dar sin esperar recibir nada a cambio, eso es lo bonito de la vida.

Desde el primer minuto de mi paso por Masterchef fui ‘’María de Tomelloso’’, la vida me ha dado no sólo la oportunidad de entrar a un programa de cocina para demostrar mi pasión a la gastronomía, sino para representar a Tomelloso durante 13 semanas en TVE.

En aquellas pruebas, me volcaba con todas mis fuerzas para dar lo mejor de mí misma porque cocinaba ‘’María la de Tomelloso’’ y yo no podía dejar mal a mi pueblo. 

Que me ponían un faisán, ¡a desplumarlo!

¿Una tarta de boda de 7 pisos…¿No te abulta? Pues le pongo tarta de divorcio.

Qué hay que hacer 6 texturas. ¡Eh! En Tomelloso se hacen 7 y no me quedo corta, ‘’ mejor pasarse que quedarse corto’’,

Qué hay que matar viva una lamprea… se hace una matanza ya mismo a pesar de que la bicha esa cada vez que nace sea más mala…

Que te viene uno de los mejores chefs de España y tienes que replicar una elaboración de 6 estrellas michelín y no te sale; le dices que es cicato y punto.

Y es que este tipo de sentimientos, de formas de expresarme… me ha costado mucho que se entiendan con el humor que tienen, era una forma de ‘’supervivencia ‘’ a esa cantidad de pruebas que se me iban presentando en el camino’’.

Los tomelloseros y tomelloseras tenemos que hacer por continuar nuestras palabras y nuestro lenguaje, somos gente maravillosa donde la convivencia y la alegría son nuestra forma de ser, nos gusta disfrutar y pasarlo bien, si en otros sitios no lo tienen… ¡¡¡¡Qué se vengan a Tomelloso!!!!

Bueno, ¿y por qué tanto orgullo por Tomelloso?

Como he dicho antes, Tomelloso es hogar, por muy lejos que te vayas, cuando vuelves, te sientes seguro, como en casa.

Como Tomellosera, me siento orgullosa de mi pueblo, aquí vive y ha nacido gente que ha elevado a Tomelloso a lo más alto.

Los Tomelloseros y Tomelloseras destacan por su valentía, por su bondad y generosidad. 

Son atentos y se desviven no sólo por su gente sino por la gente de alrededor.

-Emprendedores y emprendedoras, que un día decidieron abrir sus propios negocios y salir adelante. Esta actitud, la de gente que toma decisiones a pesar del riesgo, la gente que lucha por sus sueños a pesar de las dificultades es de la que yo me llevo rodeando toda una vida. Mis dos abuelos, en los años 60 sacaron adelante algo muy complicado y que tiene mucho valor. Mi abuelito Rafael una carnicería y mi Abuelito Antonio una empresa de transportes.

--Si te caes, te levantas y sigues soñando y trabajando día tras día, sea la hora que sea, como hizo mi padre, otro emprendedor del que me siento muy orgullosa.

--Valores como el trabajo, el sacrificio, la lucha y la constancia han destacado siempre en Tomelloso y también en mi casa, con una Madre, con mi madre, que consiguió sus sueños a la misma vez que cuidaba de sus hijas.

Como tomellosera, permitidme también que rinda tributo a las mujeres tomelloseras que salen a trabajar y las que se quedan trabajando en casa, velando por una estabilidad para la familia, hay cosas que no están pagadas y esta es una de ellas.

Y es que estos casos no sólo han forjado los valores de mi vida, Tomelloso, destaca por su valentía y así nos lo ha ido demostrando con el paso de los años.

Me encantaría hacer una mención especial, por la parte que me toca a los hosteleros, porque gracias a ellos, y a su esfuerzo diario ponen en valor la gastronomía local, una gastronomía que a mí me tiene enamorada. Tomelloso son sus quesos, sus vinos, sus panaderías, sus confiterías…

Destacar también, el valor del pequeño comercio y las empresas y autónomos de Tomelloso.

¡Gracias porque de granitos de arena se forman montañas! 

Me encanta el lema: ‘’Tomelloso, Ciudad del Vino’’. ¿A quién le debemos tal connotación? Pues ni más ni menos que a gente valiente, trabajadora, con sangre de campo, que han plantado con sus propias manos todo lo que nuestros ojos pueden ver.

Nuestros agricultores, poseen ‘’La mirada de la sabiduría’’, han dedicado su vida al campo, muestran sus racimos con el orgullo que sienten de toda una vida cuidando sus cepas con sus propias manos, acostumbrados a superar todo tipo de adversidades.

En Tomelloso, no sólo tenemos viñedos, tenemos mucho más gracias a humildes agricultores que durante siglos se han afanado en cultivar sus tierras.

Me gustaría destacar, la vida de los que nos han precedido en nuestro pueblo, artesanos, agricultores, comerciantes y otros profesionales porque con su esfuerzo, contribuyeron los valores de Tomelloso a base de esfuerzo y coraje. Nuestras raíces y tradiciones se las debemos a ellos.

Considero que los jóvenes debemos luchar por continuar con esos valores, con esas raíces que tanto esfuerzo les costó crear y de las que hay que sentirnos muy orgullosos porque son las que hacen que hoy seamos el pueblo que somos.

Un pueblo, que, a pesar de las adversidades, de los momentos difíciles, de las pérdidas… permanece unido, como familia.

Tomelloso, ha crecido y crece, y no se trata precisamente por la suerte, con los años he aprendido, que la suerte existe, pero que hace falta algo que a Tomelloso no le falta y es: actitud y perseverancia.

El tomellosero no se queda esperando a que la suerte toque su puerta, el tomellosero, comienza a trabajar, sin rendirse y empieza a crear oportunidades para ser mejor persona. 

Y es que, al fin y al cabo, cada uno tenemos unos sueños, unas ilusiones, una familia, pero hay tradiciones que TODOS hemos compartido y que nos unen.

Y es que….

¿Quién no se emociona un domingo de Romería con nuestra Virgen de las Viñas?

¿Quién no disfruta del puñao en octubre?

¿Del olor a vendimia en septiembre, de unas gachas un día de lluvia con una tajá de tocino?

¿de unas migas con una copa de vino?

¿De nuestros desfiles de Carnaval, de las procesiones de semana santa, de las Hogueras de San Antón, de las Fiestas del Barrio del Carmen?

¿De unas chuches de Dioni, de un vermut en Lauticia?….

Y es que además de todo esto, la gente de Tomelloso nos desvivimos porque todo sea especial, le damos nuestro toque a todo lo que hacemos.

Y hablando de cosas especiales, aquí estoy, como pregonera de nuestra feria, nuestra SEMANA GRANDE, en honor a SANTÍSIMA VIRGEN DE LAS VIÑAS, una semana repleta de emoción, de tradición, de encuentros, de planes, de actos festivos… y sobre todo, de VIDA, de amor, que al final, es lo que mueve el mundo.

Permitidme, por favor agradecer a mis padres: Antonio y María Pilar, por cuidarme y por haberme dejado volar libre siempre por el camino de mis sueños.

A mis tíos, a mis tías y a mis primos por llorar y reír conmigo cuando yo lo hacía.

A mis abuelos, por quererme sin límites.

 A mi hermana, mi amiga, mi confidente, mi apoyo constante e incondicional… ¡qué afortunada soy de tenerte a mi lado Ana!

A una persona muy especial por estar al lado de una mujer con alma de niña y haber sido mi compañero de aventuras.

Y como no, agradecerle a mi pueblo, por todo el cariño que vengo disfrutando, GRACIAS en mayúsculas. Como siempre digo, tardaré una vida entera en olvidar este año, y una vida entera en devolver tanto cariño a mi pueblo.

¡Viva la alegría! ¡Viva Tomelloso!

¡Viva la Virgen de las Viñas!

¡Vivan las Ferias y Fiestas de Tomelloso 2021!

5049 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}