Tomelloso

Grupo Virgen de las Viñas, entrega por la Patrona y las tradiciones de Tomelloso

Su presidente, Francisco Javier Serrano, nos cuenta como se vive en el grupo la Romería

Carlos Moreno | Jueves, 22 de Abril del 2021
El grupo Virgen de las Viñas actuando en su festival de Romería en Pinilla El grupo Virgen de las Viñas actuando en su festival de Romería en Pinilla

En el año 2015 el grupo folklórico Virgen de las Viñas celebró su cincuenta aniversario. Componentes actuales y de épocas pasadas compartieron vivencias y estrecharon lazos de unión para siempre. Llevaron a cabo multitud de actos y homenajes como merecían unas bodas de oro que celebraron a lo grande. Todo ello vino a suponer un nuevo punto de partida y de impulso para un grupo que siempre tiene un gran protagonismo en la Romería de Tomelloso, la que se celebra en honor de la Patrona que da nombre al grupo.   Su historia se encuentra recogida en el libro “Medio siglo de Jotas” que escribiera Jesús Cañas. 

Virgen de las Viñas es el grupo anfitrión en tres Festivales de Folklore: el Festival de Mayos que se celebra desde el año 2002; el Festival folklórico navideño que inició su andadura en el año 1997 y el Festival folklorico de Romería que arrancó en el 2015 y que tiene lugar en el sábado de Romería en Pinilla.  Integra a más de medio centenar de personas, estructurado en el Grupo Adulto y el Grupo Infantil que además cuenta con escuela de donde van naciendo nuevos componentes que permiten mantener viva la llama del folklore.

El Grupo Folklórico "Virgen de las Viñas" ofrece un rico y variado repertorio de piezas musicales, entre las que destacan como más características de nuestra zona las jotas, fandangos, mayos, seguidillas, jerigonzas, villancicos, meloneras, canciones de ronda y de laboreo, entre otras. 

Nada de esto podrá escucharse en la Romería y bien que lo lamenta su presidente, Francisco Javier Serrano que atiende amable nuestra llamada en estos días precios a una Romería que, inevitablemente, no se podrá celebrar por segundo año consecutivo. “Resulta difícil aceptar que tampoco tendremos Romería este año, pero la situación no lo permite. El virus sigue ahí y no se puede organizar una fiesta a la que van miles de personas. La Hermandad va a retransmitir algunos de los actos y habrá que vivirla desde casa”, empieza diciendo.

Serrano reconoce que la Romería “es siempre un momento muy especial para el grupo. De hecho, organizamos un festival el sábado por la tarde y nos emociona el momento de acompañar a la Virgen en su regreso a Tomelloso y bailar en la plaza ante miles de personas. Nosotros llevamos a la Virgen en el corazón”.

El presidente recuerda con cariño aquellas gachas para dos mil personas que el grupo hizo en Pinilla con motivo de su aniversario y se refiere también a la gran responsabilidad que implica actuar en Romería. “La gente joven lo celebra de distinta manera que personas más adultas. Se trata de tener la cabeza fría porque hay que cumplir al cien por cien con nuestra misión de bailar en la plaza, salir en un desfile y eso nos obliga a estar encima de la gente para que ninguno se pase en la diversión y luego pueda darlo todo en las tablas”.

Serrano asegura que son muchos los momentos especiales que se viven en la Romería, pero se queda “con ese momento en el que llegamos a la Plaza y hacemos un pasillo para que la Virgen pase. Es un momento muy emotivo. Nosotros en el desfile vamos delante y al llegar a la plaza tenemos que esperar a la Virgen para que pase en medio de nosotros.  Y aunque cada uno de nosotros tiene su propia alma y su armario, yo no lo cambio por ningún otro”. 

Le preguntamos por la cantera. Las nuevas generaciones que también se suman a la tradición del folklore. El presidente del grupo reconoce que “ahora resulta más complicado captar jóvenes porque hoy día un joven tiene por delante muchas alternativas de diversión. Antes, un grupo de folklore era de las pocas cosas que te permitía viajar y conocer otras ciudades, pero ahora esto ha cambiado, puede elegir entre muchas opciones. Cuesta captar jóvenes, sobre todo niños”.

En relación con esto, Francisco Javier Serrano valora el programa que se realizó desde el Ayuntamiento para ir a los colegios y tratar de encontrar gente. “Si de cada colegio sacas una pareja, formas un grupazo, pero no resulta fácil. Y además, vino la pandemia y ese programa de paró de golpe. Ojala lo podamos remontar, porque el relevo generacional es fundamental. De momento, me conformo que sigamos con los que acabamos antes  de que llegara el Covid-19. Mantener las tradiciones siempre supone mucho esfuerzo y trabajo”.

Espera que la situación mejore para que la maquinaria del grupo vuelva a ponerse en marcha. “Tras la Romería nos venía el Festival de Mayos, pero consultamos a la gente y decidimos que no. Lo primero es que no puedes traer a gente de fuera en autobuses y demás. Y lógicamente cuando estás tanto tiempo sin ensayar el bailaor necesita un fondo físico que ahora no tenemos. La gente tiene miedo y no te la puedes jugar,  si pasa algo lo lamentaríamos para siempre. Es mejor esperar a que la situación mejore. Al fin y al cabo, esto no deja de ser un hobbie y lo que debe primar es la salud de las personas. El año pasado nos pusimos a bailar la jota rabiosa en las redes sociales y tuvo mucho éxito. Pero nuestro mayor deseo es poder bailar en vivo y en directo al lado de la gente", concluye diciendo.


1823 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}