Feria 2022

Toñi Valverde: “Tomelloso es una ciudad muy potente en Servicios Sociales”

La presidenta de Fundación Ceres agradece el Viñador de Honor que le han otorgado el Ayuntamiento y la ciudad

Carlos Moreno | Miércoles, 10 de Agosto del 2022
{{Imagen.Descripcion}}

El año 2022 está siendo especialmente fructífero para Fundación Ceres. A la brillante conmemoración del 25 aniversario de la entidad el pasado mes de julio, se añade una frenética actividad en diversos ámbitos y la reciente concesión del Viñador de Honor, el galardón más relevante que se entrega durante las Ferias y Fiestas de Tomelloso. El premio es harto merecido para una Fundación que trabaja con denuedo en favor de las personas más vulnerables, partiendo de una filosofía muy clara:  “donde hay una vida quebrada, tendemos un puente”. La frase, de solo ocho palabras, descubre un formidable trabajo desarrollado por profesionales de vocación que se entregan en cuerpo y alma a su labor.

Nos recibe Toñi Valverde en su despacho donde, al igual que en el resto de las dependencias de la Fundación,  predominan los tonos claros, tanto en el mobiliario, restaurado con exquisito gusto, y en el blanco de las paredes alterado solo por el intenso colorido de cuadros de gran formato. Al agradable ambiente de la estancia también contribuye el rotundo sol de mediodía que entra por los ventanales. Una empleada nos sirve amablemente agua y unos pastelitos. 

-El Ayuntamiento y todo el pueblo deTomelloso otorgan a Fundación Ceres el Viñador de Honor ¿qué supone para ustedes este premio?

-Es todo un honor. En la ciudad hay muchas entidades y personas que realizan un trabajo muy valioso y, al final, nos han elegido a nosotros. El premio llega, además, en un año lleno de emociones con la celebración de nuestro 25 aniversario, que ha hecho que revivamos recuerdos y vivencias muy intensas.

-El 25 aniversario de la entidad se celebró recientemente ¿qué sensación les ha dejado? 

-La organización de una gala de esa envergadura nos obligó  a realizar un trabajo tremendo. Quisimos darle un toque innovador, mezclando lo social con la música, dando protagonismo a las personas que forman parte de Ceres. Muchos días nos quedamos trabajando hasta las tres de la mañana y tengo que dar las gracias a las chicas. Nos deja una resaca dulce porque la idea que fraguamos acabó saliendo muy bien, tanto el acto institucional del teatro como la cena celebrada en los jardines del parque. Todavía nos sigue felicitando gente.

-Hablar de servicios sociales de hablar de entrega, compromiso, solidaridad hacia  las personas que más difícil lo tienen. Hablamos de un mundo que exige ante todo vocación ¿no cree?

-Sin vocación no se puede realizar este trabajo. Son trabajos  con un alto nivel de compromiso, en los que hay poner mucha pasión. Creo que los trabajos más básicos todavía no están considerados como debieran  y pongo el ejemplo de la ayuda a domicilio, de la asistencia a personas encamadas, de dar  de comer a personas que no pueden por sí mismas…No todo el mundo vale para realizar estos trabajos. Hace falta vocación, hay que tener también mucha preparación y compromiso.

-Trabajan en cinco frentes: adicciones, Daño Cerebral Adquirido, dependencia, Centro de Formación y Empleo y Centro de Día ¿qué destacaría de lo realizado en cada uno de estos ámbitos?

-Fuimos pioneras en el tratamiento de adicciones porque combinamos la experiencia de las personas rehabilitadas con los profesionales. Era una fórmula novedosa que dio resultados. Somos una comunidad terapéutica que logramos construir nuestra propia vivienda y se están desarrollando nuevos métodos y tratamientos porque las adicciones han ido evolucionando y cambiando. Han aparecido nuevas. Por nuestra comunidad terapéutica han pasado más de mil personas en estos 25 años, y los tratamientos han sido buenos con un índice de recuperación que alcanza el 40 por ciento.  Los profesionales de los Servicios Sociales también se han tenido que reciclar para adaptarse a los continuos cambios.

-Y apostaron también por la formación de las mujeres…

-Sí, este fue otro de los pilares de la Fundación. Recuerdo que casi les teníamos que sacar de sus casas. Muchas nos decían que querían trabajar, por motivos económicos y emocionales, pero tenían unos déficits de formación que había que cubrir. Y no era fácil motivar a mujeres que habían dejado de estudiar a los doce años, había que recuperar su autoestima, empezando por competencias clave. Formamos a muchas en la atención sociosanitaria y muchas mujeres que trabajan en residencias de la comarca se han formado en Ceres. Esto les dio independencia, fuerza y empoderamiento.  Un proceso similar seguimos a la hora de poner en marcha el servicio a las personas con daño cerebral adquirido o el centro de día que acoge a personas que salen de la comunidad y tienen que tener un tratamiento permanente o gente que no necesita un internamiento y va por las tardes. Contamos con un centro de prevención para mayores en la calle La Palma donde tratamos de alargar el mayor tiempo su autonomía personal y retrasar lo máximo posible su estancia en un centro residencial. Y también desarrollamos un programa dirigido a menores. Todos estos servicios los prestamos con la ayuda de la administración para que sean duraderos.

-Los Servicios Sociales son uno los cuatro grandes pilares que sostienen el estado del bienestar, pero…¿cree que están lo suficientemente valorados?

-En muchos casos, todavía se nos considera la hermana pobre y es algo que me molesta muchísimo. Formé parte del equipo que elaboró la primera Ley de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha que nació con una vocación muy amplia, dejando de lado el concepto de beneficencia y partiendo de un principio fundamental: los servicios sociales son un derecho que tienen los ciudadanos, consagrado en la Constitución y en las leyes. No podemos olvidar esto.

-Desde hace tiempo se ha generado un interesante debate sobre la financiación de los servicios sociales. Al final ¿quién los tiene que pagar?

-La percepción que hay en la calle y en otros foros de que hay gente que se aprovecha de las ayudas, que recibe pagas quien no debiera…hay que enfocarlo en su justa medida. Reconozco que puede existir algo de picaresca, como en cualquier otro ámbito, es inevitable. Pero con carácter general se ayuda y se protege a la gente que lo necesita.  Nadie quiere ser pobre, ni tampoco nadie es culpable de serlo. La pobreza está asociada a las enfermedades, al desaliento de no tener un trabajo digno, de no tener casa, de no tener capacidad para hacer frente a un alquiler. A  estas necesidades el Estado debe dar respuesta, porque lo más importante son las personas.

-Ahora se habla mucho de compaginar recursos públicos con privados, ¿cómo  analiza esta vía?

-Es una buena opción. Hay que partir de una premisa básica: quien tenga dinero, debe sufragarse estos  servicios y la administración debe dar respuesta a las personas que no pueden pagar esos servicios. Es sencillo. Como suelo decir: los que pagan mucho a Hacienda son los más afortunados. 

-Usted puede hablar bien de la evolución de los servicios sociales en Tomelloso…

-Tomelloso en servicios sociales es una ciudad muy potente. El mundo de la discapacidad está muy bien organizado, la enfermedad mental  con Cadisla y AFAS también, estamos nosotros que trabajamos con varios colectivos, Cruz Roja que trabaja muy bien en situaciones de emergencia. De hecho, la ciudad atrae a personas de localidades vecinas para hacer uso de los servicios.

-La situación del mundo genera incertidumbre. Los cambios tecnológicos se producen a un ritmo vertiginoso y da la impresión que muchas personas se pueden quedar fuera de los circuitos de la economía y un buen ejemplo puede ser la denominada brecha digital ¿no cree?

-Precisamente acabamos de poner en marcha un curso de digitalización. Las personas de 45 años en adelante pueden tener serias dificultades porque pedir cita para el paro o la seguridad social, tener tus informes médicos, exigirán unos conocimientos básicos. Pero el problema es que, además de la falta de esas herramientas , hay casas en las que ni siquiera tienen ordenador. Hay un campo muy grande para trabajar.

-¿Qué nuevos proyectos tiene Ceres a corto, medio y largo plazo?

-Estamos trabajando en un proyecto precioso. Tomelloso será  la primera ciudad que tenga un centro violeta que no debemos confundir con los puntos  violeta. Ese centro aglutinará todos los servicios de las mujeres: ayudas, emprendimiento, asesoramiento…al margen de la identidad sexual que tenga la persona que acuda al centro. La Consejería está muy receptiva y ahora hay que ver como lo encauzamos.


1661 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}