Feria 2022

Manuel Fuentes: “Ser pregonero de la Feria de Tomelloso es un honor indescriptible”

El doctor en Ingeniería Aeroespacial nos descubre cómo se despertó su vocación y curiosos aspectos de su trabajo

Carlos Moreno | Lunes, 8 de Agosto del 2022
{{Imagen.Descripcion}}

El Ingeniero aeronáutico, doctor en Ingeniería Aeroespacial, Manuel Fuentes González, natural de Tomelloso, será el pregonero de la Feria y Fiestas 2022. Como es tradicional, ofrecerá su pregón el 24 de agosto por la noche, en la Plaza de España, durante la Fiesta de la Vendimia, con la que cada año se inauguran oficialmente las fiestas patronales en honor de la Stma. Virgen de las Viñas. 

Manuel Fuentes, de 36 años de edad,  es doctor en Ingeniería Aeroespacial por la Universidad Politécnica de Madrid y su actividad profesional transcurre entre la práctica profesional, como CEO de Cisneria Engineering, empresa puntera del sector de la que es fundador; la docencia, como profesor visitante en la Universidad Rey Juan Carlos y la investigación. Su prestigio académico y profesional, está avalado por diferentes premios a nivel internacional. De reconocido prestigio son sus novedosos y resolutivos modelos matemáticos base de su tesis doctoral y que han sido aplicados por compañías aéreas como Vueling para la gestión y planificación de su actividad diaria.

Un curriculum de primer nivel para alguien que, sin embargo, no pierde su talante de cercanía y que tiene bien presentes las raíces de donde viene.

-¿Qué supone para usted ser pregonero de las fiestas de su pueblo?

-Sin duda, un honor indescriptible. Me hace muchísima ilusión y espero estar a la altura.

-Todavía quedan días por delante, pero...¿tiene ya pensado el enfoque que le va a dar pregón?

- Es cierto que faltan días, pero el tiempo pasa volando y conviene ir avanzando todo lo que se pueda. Ya voy pensando cosas y mi idea es compartir con mis paisanos algunas de mis vivencias en Tomelloso. Creo que es la mejor manera de conectar con la gente.

-¿Le impondrá respeto ver una plaza de España llena de gente?

-Claro que impone respeto. Estoy acostumbrado a hacer  ponencias, a dar charlas y conferencias ante bastante gente, pero esta es la más gorda en la que me he visto (risas). Es una fecha muy señalada para los tomelloseros y hay que hacerlo lo mejor posible.

-Un pregón también puede ser una buena manera de acercar la ciencia a la gente ¿no cree?

-Sí claro, el problema es que el pregón tiene su límite de espacio de tiempo y si lo hacemos demasiado técnico corremos el riesgo de aburrir a la gente. Sí es una buena ocasión para despertar la curiosidad de la gente sobre aviación, aeronáutica y otros temas con los que yo convivo habitualmente en mi trabajo.

-Ingeniería aeroespacial suena a una de las carreras más difíciles que se puedan  cursar hoy día. A grandes rasgos, ¿en qué consiste su trabajo?

-Es cierto que es una de las ingenierías con mayúsculas que mayor dificultad pueda presentar, aunque hay otras, quizá menos conocidas, que también son muy complejas. La ingeniería aeroespacial ofrece mucha variedad de salidas y puedo poner algunos ejemplos: transporte aéreo, que es la parcela en la que yo me muevo; gestión y planificación de aeropuertos; cuestiones relacionadas con la defensa donde se trabajan sistemas de defensa  con cazas de combate o misiles; diseño de cohetes y lanzadores espaciales, satélites…en definitiva la carrera se asoma a un campo muy amplio. De hecho, la carrera cuenta con cinco especialidades diferentes.

-¿Qué le llevo a decantarse por esta carrera?

-Todo empezó cuando tenía diez u once años. Me regalaron la película de Apolo XIII y me maravilló aquel mundo de las naves espaciales. Un par  de años más tarde descubrí un simulador de vuelo que utilizaba mucho junto a mi padre. Con todas estas cosas fue creciendo mi afición al mundo de la aeronáutica y del espacio, fui potenciando mi admiración por esos cacharros y hasta aquí.

-¿Son muchos los recuerdos y vivencias que tiene de la feria de Tomelloso?

-Normalmente llegaba siempre cuando estaba por la mitad. Mis padres eran maestros, y nos íbamos a Málaga los meses de julio  y agosto y regresábamos a última hora.  En cualquier caso, recuerdos de la feria tengo muchos, sobre todo lo bien que lo pasaba montando en las atracciones con mis amigos. De más mayor, la feria era un momento de reencuentro con muchos amigos.

-¿Mantiene muchos lazos con la ciudad?

-Voy a Tomelloso menos de los que quisiera. Desde que se jubilaron, mis padres pasan largas temporadas en Málaga y no voy con mucha frecuencia.  Voy unas cuantas veces al año  que, lógicamente, trato de disfrutar al máximo.


ob.imagen.Descripcion
1860 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}